SER MUJER INDÍGENA EN ECUADOR. SER FEMINISTA EN ECUADOR

Por Aliciadorada

Las mujeres en Ecuador,  aunque parezca increíble, en pleno siglo XXI todavía tenemos que luchar por acceder  a derechos básicos y consagrados universalmente como la educación, especialmente en los segmentos históricamente olvidados por las autoridades, los políticos y la propia sociedad en su conjunto.

Sin título1.png

Así lo demuestran las estadísticas,  ya que en cuanto a cifras de analfabetismo, las mujeres indígenas son las que encabezan el grupo, con un 26,7%, frente a los hombres indígenas que están en el grupo de analfabetismo con el 13,7%.  Las mujeres mestizas y blancas (auto denominación étnica que usan las propias encuestadas), no llegan al 6% de analfabetismo;   eso sí, la brecha se mantiene en la mitad en cuanto a analfabetismo de hombres de los mismos grupos étnicos.  Para completar este análisis, también hay que revisar cifras de acceso a la educación en cuanto a áreas rurales y urbanas.  Mientras en las áreas urbanas el analfabetismo en mujeres alcanza el 3,3%, en las áreas rurales, triplica la cifra , es decir, llega al 9,6%.

Sin título.png

 

Para profundizar en el análisis, es pertinente, además, citar los motivos de deserción escolar y de impedimentos para acceder a educación, según género:  por quehaceres del hogar, un 17,7% de mujeres abandonan sus estudios, frente a un 0,5% de hombres.  Porque la familia no le permite estudiar (así lo reporta el INEC), el porcentaje en mujeres es de 3,2%, frente al 0,1% de hombres.  Por embarazo, 14.051 mujeres, es decir el 2,5% y obviamente, en hombres este porcentaje es del 0%.

Sin título2Sin título3Sin título34

Las provincias más pobres y con más alto índice de población indígena, tienen porcentajes más altos de exclusión del derecho a educación para las adolescentes entre 12 y 17 años.  En Cotopaxi, por ejemplo, el porcentaje en hombres excluidos del derecho a educación  es de 10%, frente al 21% de mujeres.  En Cañar, otra de las provincias más pobres y con más alto número de población indígena,  los hombres excluidos del sistema de educación suman un porcentaje de 11% en hombres y 26% en mujeres.

Sin título36.png

A la par que las niñas y las adolescentes son las que menor acceso a la educación tienen, también son las que mayor tiempo dedican a las labores no remuneradas del hogar y es así como, desde pequeñas, las niñas normalizan y naturalizan este trabajo. Según el estudio independiente Por Ser Niña,  las niñas dedican 18, 72 horas semanales a tareas domésticas.  A medida que crecen, esta carga horaria aumenta y las adolescentes realizan 31,77 horas semanales de dichas tareas domésticas. Los adolescentes varones, dedican a las mismas labores 10 horas a la semana.  Solo un 13, 5% de estas niñas y adolescentes, reconoce que está haciendo un trabajo.

Sin título37.png

Este trabajo no remunerado hace que descuiden sus estudios o que le dediquen menos tiempo a actividades propias de ser niñas, como jugar.  Este estudio además demuestra que las niñas empiezan a trabajar en tareas domésticas desde los cuatro años y se dedican a todo tipo de tareas:  cuidar animales, acarrear agua, cuidar a sus hermanos menores y realizar las labores de la casa, incluidas las de cocina.

Las mujeres adultas reproducen estos patrones en sus hogares, ya que ellas realizan mayoritariamente trabajo del hogar no remunerado:  16,1% de mujeres frente a 5,4% de hombres.  En el área urbana este porcentaje es de 9,3% de mujeres frente a 2,9% de hombres. En las áreas rurales, la brecha sube de 3 a 4 veces, ya que las mujeres dedican al trabajo no remunerado del hogar, un porcentaje del 32%, frente al 9,9% de los hombres.

Los datos hasta aquí presentados, corresponden al INEC y son del 2012.  Unicef posee datos más actuales (2015).  En cuanto al cuidado de los niños y niñas menores de 5 años, éstos son cuidados por sus madres en un 77%.  En el caso de los padres la cifra alcanza tan solo el 1%. Únicamente en el 5% de los hogares ecuatorianos, la proporción del cuidado está distribuido entre padres y madres por igual.

Sin título38.png

Sin título39.png

Estas brechas tan amplias en educación, tareas domésticas no remuneradas y cuidado de los hijos, se acentúan ya que todavía en la sociedad ecuatoriana está muy arraigada la creencia de que las mujeres deben ocuparse de las tareas del hogar porque ese es su rol único y principal.  Es por eso que en países como Ecuador, es indispensable un movimiento feminista incluyente con las mujeres más vulnerables para que ellas tengan acceso a los derechos más elementales, entre los que se halla el acceso a educación.

CARTA ABIERTA A QUITO INVEST

por maría belén moncayo/MALCRIADA TOTAL PRODUCCIONES

(QUITO Invest es un producto concebido y puesto en marcha por la Secretaría de Desarrollo Productivo y Competividad del Municipio de Quito)

QUITO Invest:

No sé qué me enfurece más, si el video de su autoría titulado “Quito una ciudad a la altura de tus sueños” o el hecho de entrar en su página web y toparme con que ni siquiera pueden escribir correctamente la palabra “QUITO”. Con lo cual  mencionarles “Kitu” es un ejercicio estéril.1

Me indigna porque soy una quiteña que ha vivido medio siglo en la ciudad. El contenido del video lo asumo como una de las peores afrentas que hemos sufrido lxs quiteñxs (y ecuatorianxs) desde la política pública, en el último quinquenio; solamente comparable con el insulto de haber llevado a cabo el Hábitat III en la capital del Ecuador.

Su página web www.quitoinvest.com.ec, es un elogio a la hegemonía socio-político-cultural: un universo binario, blanco, racional y feliz; que invita al lector a invertir en “QUTIO” y cumplir así sus sueños de altura. Altura, sí, la misma que su socio número uno Uribe&Schwarzkopf está utilizando como estrategia para la venta de sus “ciudades verticales”. Cuando comparo los dispositivos de comunicación de Quito Invest con los de la constructora en ciernes, no me cabe duda que de buena gana han aceptado su asesoría; lo cual es nefasto en virtud de que ustedes deben velar por los intereses del pueblo de Quito, no por el de las inmobiliarias privadas.2

 En la pieza en mención lo único que corresponde a la realidad es la primera oración: “Quito es una ciudad dividida en dos” (la traducción es mía. Casi la totalidad del contenido está en inglés). Efectivamente, el audiovisual traduce dos mundos. El primero, el idealizado por Quito Invest; más conocido como el Mundo Qonitos. El segundo, es ese Quito al que la Virgen homónima le ha dado la espalda desde el primer día en que por desgracia fue enclava en el Panecillo. Escultura a la que vemos al final del video, al tiempo que la voz en off nos habla de que cuando se está en la cima, la perspectiva se amplía. ¿En serio?

La publicidad de Quito Invest habla de que al apostar financieramente por el Mundo Qonitos el cliente va a invertir, vivir y soñar; en un paraíso productivo, sostenible, armonioso. Uno donde se respira una calidad de vida diferente. En el Quito real, ese de asfalto y monóxido de carbono; lxs vendedorxs ambulantes son retiradxs de las veredas a toletazo limpio. Su mercadería es pateada y confiscada; y sus cuerpos torturados y lanzados a los carros de las patrullas metropolitanas, todos los días.

¿El Mundo Qonitos es uno que fascina por sus contrastes? Lo cierto es que mientras ustedes le mienten al mundo, cómodamente sentados en sus oficinas, recibiendo un salario con los recursos del pueblo; la pobreza en Quito ha aumentado en cifras vergonzosas:

En junio 2018, la ciudad que registró el mayor aumento en tasa de pobreza fue Quito. En la capital el indicador de pobreza llegó a 12,8% en junio del presente año, cinco puntos más comparado con junio 2017. Es el más alto registrado desde diciembre del 2007, según el reporte del INEC”. (Diario El Comercio, 16 de Julio de 2018).3

“Quito es la que presenta mayor tasa de pobreza extrema (4,6%), mientras que Cuenca presenta la menor (0,2%). En el periodo entre junio 2017 y junio 2018, la ciudad que presentó variación estadísticamente significativa fue Quito (de 1,9% a 4,6%)”. (Diario El Telégrafo, 16 de Julio de 2018).4

Continúan su anuncio citando el atractivo de los “negocios de altura” que pueden hacer quienes se asienten en el Mundo Qonitos, para lo cual tautológicamente usan al Metro de Quito como carnada. Ahí sí han actuado con coherencia, debo reconocer. ¡Vaya que Mauricio Rodas ha hecho negociados de altura! Un ave de rapiña que ha arrasado a su paso, de la manera más perversa e infrahumana posible, con barrios como el Bolaños, como San José del Condado y tanto otros; cuyos dueños han habitado ancestral y legalmente sus tierras desde tiempos inmemoriales. Sobre sus casas, sus terrenos, sus cuerpos y sus vidas; el Mundo Qonitos se abre paso al son del infame discurso que asegura que los métodos de construcción civil, observan las más estrictas regulaciones internacionales.

Avanza así su oferta para llegar al punto en que nos quieren contar que el Mundo Qonitos está lleno de gente talentosa, creativa; de profesionales y de magníficas universidades. Tal vez esta es la parte más inmoral del video. Es verdaderamente un himno a la gentrificación y el blanqueamiento social. El noventa y cinco por ciento del tiempo que dura la publicidad lo que vemos es edificios, parques, asfalto y nubes; el capital sobre el ser humano de manera literal. En el restante cinco por ciento miramos a los representantes de la hegemonía capitalista, invitando a sus pares a venir al Mundo Qonitos: hombres blancos, profesionales, jóvenes y guapos. Hasta los estudiantes de la universidad que muestran lo son. Y la única mujer que aparece (con insoportable impostación corporal y vocal) dice una frase impresentable, a la que solamente le falta un cierre como: “…Porque en el Mundo Qonitos hay galletitas”.

La toma de la Universidad Qonitos inmediatamente nos remite a algo tan intangible como el cine. Una arquitectura muy neoyorkina, muy catalana. ¡Hermosa! Las secuencias nunca vistas de las universidades púbicas de Quito nos hablan de aulas sin ventanas, baños sin puertas y parqueaderos donde las alumnas son acosadas sexualmente por sus profesores.

Desde luego su paraíso de levadura tiene un aeropuerto sobre el que cantan loas. Mientras lo hacen, miles de ciudadanos quiteños todavía bregan con el hecho de haber sido sacados de sus terrenos, casi casi por la fuerza. Tierras por las que recibieron valores miserables y por donde hoy pasa la carretera que conduce al terminal aéreo, cuyos aviones transportan sus muy ponderadas “rosas de exportación”. Esas cultivadas con químicos cancerígenos que hace 10 años mataron a mi amiga Victoria Ipiales Cacuango; quien -junto a otros miles de trabajadorxs del campo- las plantó, las cosechó y recibió un salario menos que injusto. Sin embargo ustedes insisten en que el Mundo Qonitos es ideal para hacer negocios, vivir, producir y TRASCENDER.

Y claro, su algodón de azúcar es uno que pretende adornarse con música, museos, teatros, festivales y vida nocturna. En el Quito de carne y hueso, hay una muy buena cantidad de artistas de diversas disciplinas a los que el Municipio de Quito aún les adeuda dinero por contratos. Hay festivales de cine como el Cero Latitud y el Edoc. El primero desapareció por falta de apoyo económico y el segundo ha sobrevivido en las dos últimas ediciones. Mientras la noche en el Mundo Qonitos es una toma aérea, nocturna y espectacular del Quicentro, Norte, claro está; la de Quito está plagada de hordas de aquellos emigrantes a los que les prometieron el oro y el moro; y que como evidentemente no lo consigueron, se dedican a delinquir, ya sea con sus paisanos o mezclados con aquellos ecuatorianos pauperizados, que viven en los bordes de la ciudad, y que llegaron a la misma en busca exactamente de lo que dice Ana Dolores Román: “Una ciudad que inspira a seguir trabajando por un mundo mejor”. Un mundo mejor para los 7 hijos que en el campo, esperan que ese padre, esa madre; llegue el fin de semana con el pan”.

Si hemos de hablar de una ciudad a la altura de nuestros sueños, como ciudadana con derechos voy a expresar los míos:

– Una ciudad donde mi hija, mis amigas, mis compañeras de lucha y todas nosotras no tengamos que ser karatecas y andar con algún tipo de arma en nuestros bolsos; para poder sobrevivir. Un Quito con tolerancia cero a violadores y femicidas.
– Un transporte púbico digno para seres humanos, en todo el amplio espectro de lo que eso implica. Donde a mi hijo ni a persona alguna le asalten con cuchillo y pistola.
– Unos funcionarixs municipales que dejen de una vez por todas de ser lo peor de lo peor de la burocracia pública del país.
– Una ley de contratación pública reformulada que impida que las autoridades se roben el dinero del pueblo y no puedan aceptar coimas de las empresas extranjeras, para que les adjudiquen los contratos.
– Una urbe amigable con el vendedor informal.
– Un lugar donde podamos caminar todxs, a la hora que nos apetezca y estemos segurxs y protegidxs.
– Una ciudad concebida para peatones y no solamente para máquinas.
– Un Quito sin reina, sin reyes. Un Quito con inversión social responsable y sostenida.
– Un territorio donde la ancestralidad de los dueños de la tierra: moradores de barrios y árboles centenarios; no puedan ser tocados de forma alguna.
– Un espacio público amigable con lxs discapacitadoxs, las subculturas urbanas, las mascotas.
– Un lugar sin clínicas de deshomosexualización.
– Una ciudad donde la sociedad civil no tenga que saltar la barrera del sonido para conseguir el permiso para hacer un evento que persigue la expansión de la conciencia. Y que por el contrario sea radical con aquellos que contaminan el ambiente de una u otra manera.
– Un terreno donde los vestigios patrimoniales no puedan ser tocados.
– Una legislación que impida que con el dinero del pueblo se compren títulos eufemistas para la ciudad y/o se hagan eventos infelices como el Hábitat III, La Fiesta de la Luz, la visita del Papa Francisco y similares.
– Unas Fiestas de Quito sin corridas de toros.
– Un Quito Invest que erradique sus formas y fondos alienados y alienantes. Que sea más (Eugenio) Espejo y menos (Tommy) Schwarzkopf.
– Una planificación arquitectónica que le ponga un freno rotundo a propuestas gentrificadoras como la de Uribe&Schwarzkopf, que se escudan en la máscara de la “cultura” para deducir impuestos; cuando en realidad adjudican proyectos a demasiados artistas extranjeros.
– Una urbe sin tallarines negros en los postes. Con menos vallas de Coca-Cola y más arte urbano.
– Una alcaldía que escuche y ponga en práctica los sueños de lxs quiteñxs, anteponiendo siempre los derechos constitucionales de los seres humanos y los de la naturaleza sobre la selva de cemento.

Quito Invest, el pueblo de Quito merece respeto; no mijagas de galletas gringas.

1<iframesrc=”https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fjuanjo.grijalva1%2Fvideos%2F10215986187354984%2F&show_text=0&width=560″ width=”560″ height=”315″ style=”border:none;overflow:hidden” scrolling=”no” frameborder=”0″ allowTransparency=”true” allowFullScreen=”true”></iframe>

2 http://www.usconstructores.com/construyendo-cultura/

3 http://www.elcomercio.com/actualidad/ecuatorianos-cifras-pobreza-inec-2018.html

4 https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/economia/4/pobreza-sube-ecuador-inec

#YoSíTeCreoCristina

Por: @NguyenGuerrero

El caso de Cristina, una estudiante de artes de la Universidad Central del Ecuador, que de forma valiente denunció a su profesor, ha vuelto a poner de manifiesto la compleja situación que viven las mujeres en las aulas universitarias. Cristina ha tenido la fortaleza para llevar adelante su denuncia y ha contado con el apoyo de sus compañeros de clase y de carrera, quienes han sido testigos de la agresión del docente, que comenzó hace tres años.

Este y otros casos han puesto en evidencia que las instituciones superiores no se encuentran preparadas para brindar la debida protección a las víctimas, negándoles la garantía de no revictimización. Cristina y las compañeras que rindieron versión dentro del proceso de investigación, debieron soportar actos de intimidación por parte del agresor y del abogado de éste, sin que las autoridades hayan adoptado las medidas de protección necesarias. La decisión de Cristina, quien venció el miedo a denunciar, así como la solidaridad de los movimientos estudiantiles y de mujeres, determinó que su agresor, finalmente fuera destituido por las autoridades de la Universidad Central.

DfNIQO2X4AEflNy

El acoso sexual ha sido, hasta hace un tiempo, un tema invisibilizado; sin embargo gracias al decidido trabajo de sectores de estudiantes y docentes de varias universidades del país (Universidad Politécnica Salesiana, Universidad Central del Ecuador, FLACSO, Universidad de Cuenca, Pontificia Universidad Católica del Ecuador) se ha venido gestando un movimiento que busca desterrar del alma mater este lesivo comportamiento. Este movimiento busca en primer lugar generar normativa,   instrumentos y rutas para que las instituciones educativas puedan prevenir, atender y sancionar estos hechos; y, un proceso en el que se camine hacia la erradicación de las agresiones sexuales en las instituciones educativas.

A pesar de que nuestro país no cuenta con estadísticas formales respecto de esta problemática (la última encuesta realizada por el INEC data del año 2011), algunas investigaciones señalan al acoso sexual como una causa de deserción, por parte de las universitarias, e incluso de la falta de obtención de su título, a pesar de haber concluido la carrera.

En días recientes se han revelado otros casos, uno de ellos es el de Fernando Alvarado Echeverría, profesor de Artes y Humanidades de la Universidad Católica de Guayaquil; a través de un video publicado en redes sociales se escucha al mencionado profesor agredir verbalmente a sus estudiantes, jactándose de ser “intocable”, en el video se señala además, que este maestro forzaba a las estudiantes a que le brinden “gestos de cariño”. Las autoridades de esa institución educativa les negaron a las y los denunciantes el derecho a ser escuchados y fue luego de que la denuncia se hiciera viral que informaron haber separado de la institución al mencionado docente.

https://www.youtube.com/watch?v=GqjfqV8KIm8&feature=youtu.be

Un Estado cruzado de brazos.

Un factor determinante para que exista impunidad en los casos de acoso sexual en las universidades, es la falta de políticas públicas para la prevención, atención y sanción. Nos preguntamos ¿cuál ha sido el pronunciamiento del Secretario de Educación Superior, Augusto Barrera, al respecto?… Hasta el momento ninguno.

Las autoridades del sistema de educación superior han optado por una actitud bastante similar a la suscitada frente a los cientos de casos de abuso sexual cometidos en contra de nuestros niños, niñas y adolescentes en escuelas y colegios del país.

Lamentablemente, cuando las víctimas acuden al sistema de justicia, tampoco encuentran una respuesta adecuada; el número de operadores de justicia con una formación con  perspectiva de género es limitado, por ello es muy usual que la víctima desista de interponer la denuncia o de llevarla adelante. El Estado ecuatoriano está en deuda con las víctimas de estos hechos.

La lucha del movimiento estudiantil y feminista chileno como un referente.

La toma de una veintena de universidades en Chile, por parte del movimiento estudiantil y las masivas marchas convocadas por la Coordinadora Feminista Universitaria y la Federación de Estudiantes de Chile, cuya plataforma abarca la exigencia de una educación no sexista, libre de acoso sexual y el final de la brecha de género, es un ejemplo para otros países de América Latina, en la búsqueda de igualdad de oportunidades y de una educación libre de violencia. Las organizaciones de mujeres, en el Ecuador, sin duda, avanzan hacia consolidar su lucha por esas mismas reivindicaciones y requieren el apoyo de todas y todos los ecuatorianos.

 

 

DAVID ROMO: CONTRA EL OLVIDO Y LA DESMEMORIA

 

 

A continuación, este portal, Malcriadas.org, quiere rendir un homenaje a la señora Alexandra Córdova, madre del joven desaparecido David Romo.  Publicamos su intervención en el Colegio de Abogados de Pichincha en el marco de la Muestra Fotográfica, Documental y de Objetos que se inauguró el 23 de mayo, con el fin de que los  más de 4.000 desaparecidos en Ecuador, sus familias y amigos no sean invisivilizados  por la sociedad, el Estado o la justicia.  

 

Señor Doctor Ramiro García Presidente del Colegio de Abogados  De Pichincha.

Autoridades y Profesionales De Este Prestigioso Ente

Medios De Comunicación

Invitadas e Invitados:

Su iniciativa, Colegio de Abogados de Pichincha, al querer contribuir a visibilizar y despertar la atención de la sociedad quiteña y ecuatoriana sobre el delicado tema de las personas Desaparecidas, es digna de realce y felicitación a la vez de agradecimiento por parte de los familiares de las personas que un día salieron de sus casas y hasta hoy no retornan a sus hogares por múltiples razones.

La fotografía se ha ido constituyendo a través del tiempo en el  principal testimonio que guardará el pasado y que se alineará para testificar también el presente.

Apreciarlos diariamente en una imagen  en un momento determinado de su vida, nos traslada a recordar la vida que compartíamos conjuntamente en familia, es lo que hace importante y significativo el poseer una fotografía. Y hoy gracias a su iniciativa señores profesionales del Derecho, podemos compartirlas con todos ustedes, que en mi caso, como Madre de David Romo Córdova, es un compartir la vida misma de ese ser amado que está ausente y no por haber viajado o porque se haya ausentado por motivos de estudio o trabajo, NO, está ausente porque lo DESAPARECIERON y porque lo ASESINARON, dicen las autoridades.

El 16 de mayo del 2013, hace ya 5 años, cuando luego de cumplir sus labores de estudio retornaba a casa hablé por última vez con David vía telefónica. Me manifestó que estaba cerca y que me avisaba para salir a recogerlo a la parada del bus. Venía en la unidad # 4 de la Cía Transhemisféricos que recorría desde la Ofelia hasta Rumicucho en San Antonio, en la Mitad del Mundo. Todavía estoy esperando su llamada para salir a recogerlo, sigo esperando para escuchar Mamá ya llegué, continúo aspirando el poder ubicarlo y estrecharle en un fuerte e infinito abrazo. Pero por el momento nada de eso ocurre. Lucho porque pueda darse ese retorno de David, lucho por encontrar a mi hijo, en la condición que sea.

Cinco años que han transcurrido atados a una serie interminable de errores y horrores por parte de Autoridades, Fiscalía e Investigadores. Yo hablé con mi Hijo esa noche del 16 de mayo del 2013, insistía que ubicaran esa llamada, sin embargo por alguna extraña razón no pudieron hacerlo o no quisieron,  me inculpaban que no existía tal llamada, me tacharon de mentirosa, y para probar que no mentía, para demostrar que si hable con mi Hijo,  bastó con ir a la operadora a pedir mi planilla telefónica, donde constaba el día, la hora, el tiempo que hablamos, cuando esto tenían que hacerlo quienes estaban a cargo de la investigación . Además del dolor tan grande que vivimos desde aquella noche en que nos arrebataron a David, me tocaba dar pruebas de que no mentía,¡¡¡ qué indolencia!!!.

Hasta hoy no se investiga a la gente responsable del bus en que fue visto por última vez mi Hijo, esto es chofer, controlador y aprendiz de controlador. El teléfono de David fue robado por una de estas personas del bus. Se lo sentenció a 1 año pero por el robo del celular, no por la desaparición de mi Hijo.

El primer agente investigador Policía Padilla recibe información certera de que mi Hijo estaba en la clínica clandestina e ilegal de Pisulí, pues un joven interno  y  su mamá resultan ser vecinos y amigos de barrio de este agente y le dicen que David Romo Córdova estaba en la clínica, a finales de Mayo del 2013. Hacen un allanamiento el 7 de noviembre del 2013, para supuestamente dar con David pero ya no lo encuentran. Por qué ese agente policial no dio parte o rescató a mi Hijo inmediatamente de que supo de su paradero.?.

El teléfono de mi Hijo es encontrado cuando lo buscaban con otro IMEI. Increíble.

Las reconstrucciones de los hechos arrojan serias y severas contradicciones entre los tres integrantes del bus y no se respetan tiempos y hechos.

Se habla en una versión de que el chofer del bus iba a dejar ropa para mi Hijo a los dueños de la ilegal clínica.

En múltiples versiones, inclusive de los hoy detenidos, manifiestan  que los policías de la UPC los ayudaban a capturar personas para llevarlos a la ilegal clínica.

El Fiscal Dr. Jorge Flores inicia un expediente reservado por DOS AÑOS Y CUATRO MESES, expediente en el cual hay detallados hechos como los que acabo de exponerles, añadiéndose muchas otras cosas más como el haberse guardado desde el 2015 unas boletas de detención  en contra de los que hoy están detenidos Y que nunca las hizo efectivas. Increíble.!!!

No me detendré en más anomalías encontradas en la investigación que Fiscalía y Policía han desarrollado en 5 años, es el trabajo de expertos Fiscales e Investigadores, donde además han  creado SU HIPÓTESIS. Yo no he investigado nada. Solo he sido observadora y crítica eso sí de los errores que he visto se han dado a lo largo de la investigación. Resultado de todo esto es que mi Hijo no aparece y hoy me dicen que terminó asesinado incinerado, hecho polvo y que nunca voy a encontrar un mínimo rastro de él.

En agosto del 2017, presente la Demanda en contra del Estado Ecuatoriano, y en enero del presente año me informaron que estaba para estudio, y es por esto que existen personas indolentes que erradamente piensan que mi lucha es para obtener un beneficio económico, que equivocadas están, mi Hijo no tiene precio, si de ser el caso el Estado Ecuatoriano , dentro de la reparación  por su responsabilidad por acción u omisión en la desaparición de David, tendría de entregarme algún dinero, les anticipo que ese dinero será para el pago los señores abogados que llevan el caso de mi Hijo y la diferencia será entregado a la institución que yo considere.

Sigo y seguiré luchando.. Ya vendrá una efectiva investigación con ayuda internacional  con personal docto en el tema.

La realidad de los familiares que tenemos un Hijo desparecido, no ha cambiado, la indolencia y la falta de preparación aún continúan.

Los peces fluviomarinos de hace 30 años atrás, se transformaron ahora en un soplete.

Señores del Colegio de Abogados, gracias por este detalle. Las fotos de mi David queremos que se impregnen en vuestras retinas para que recuerden siempre que él, mi Hijo, nunca dejará de existir y que sigue siendo parte de la vida de esta ciudad, del país, de este mundo, de su familia y sobre todo de mí.  Les invito entonces a apreciar las fotos y a detenerse en la mirada de David,  Santiago, Andrés, Juliana y de muchas personas más,  podrán apreciar la alegría, el don de gente, su deseo de vivir y quizá puedan ver en ellos a sus Hijos. 

Reitero mi agradecimiento Doctor Ramiro García por su iniciativa y la del gremio que usted dirige. Y a todos los presentes mi reconocimiento por su presencia esta tarde.

Muchas gracias.

ALEXANDRA CÓRDOVA SEGARRA

MADRE DE DAVID ROMO CÓRDOVA

DESAPARECIDO EN QUITO-ECUADOR 16 DE MAYO DEL 2013

MALCRIADAS

PARA MIS JEFES, MI ERROR FUE EMBARAZARME

A petición expresa de la denunciante, señora Viviana Vizueta, con documento de identificación número 2100096169, el equipo de Malcriadas, publica su denuncia:

PRIMER MOMENTO

Cuando ingresé a la Junta  Cantonal de Protección de Derechos de la Niñez y Adolescencia de Lago Agrio,  el 10 de marzo del año 2017, lo hice con muchas expectativas, ya que gané un concurso de merecimientos y oposición y además me trasladé desde la ciudad de Quito para desempeñarme en mi nuevo trabajo.  Sin embargo, desde el inicio tuve momentos de inflexión con la señora Gladis Becerra, también miembro de dicha Junta.  Es así, que en un inicio, las integrantes de la Junta la nombramos a ella como Coordinadora y en mayo de ese mismo año, la designación recayó en mi persona;  esta acción se le hizo conocer al señor Alcalde Abogado Vinicio Vega y en julio de ese mismo año, a partir de mi embarazo, se me informa en reunión que el señor Alcalde ha decidido que la nueva Coordinadora es la señora Gladis Becerra.  Las Juntas se organizan así mismas y por su autonomía, pueden elegir internamente quién es su Coordinador/a y demás elementos,  siendo arbitrario cuando un ente externo, en este caso el señor Alcalde de Lago Agrio, decide sobre las decisiones ya tomadas; cabe recalcar que el señor Alcalde nunca mantuvo una reunión con mi persona, es decir bajo ningún informe que sea de mi conocimiento realizó este cambio:

SEGUNDO MOMENTO

Quedé embarazada en julio del 2017, y en agosto del mismo año, mi situación de salud se complica, por lo que, para precautelar el buen fin de mi embarazo, los médicos recomiendan un reposo de 30 días.

Con fecha 23 de octubre del año 2017, el Alcalde de Lago Agrio, Abogado Vinicio Vega, en presencia de la señora Vicealcaldesa, Evelin Ormaza y las otras dos integrantes de la Junta, las señoras Angélica Villacís y Gladis Becerra (quien durante dicha reunión me humilla y presiona por mi renuncia) me pide la renuncia por mi condición de salud y me dice que después del parto, él me puede colocar en otra área dentro de la institución.  También me informa que se me receptarán, exclusivamente, certificados médicos del IESS-Nueva Loja y de Quito, solo si el IESS Nueva Loja me trasfiere hacia allá. Me acerqué de forma verbal a pedir una explicación en el IESS sobre este particular, instancia que a través del Dr. Prado me manifestó que él no ha solicitado que la atención sea únicamente del IESS, pero sí sugiere que me haga revisar en el IESS-Nueva Loja.  En el IESS me asignan la cita para el área de ginecología el día 28 de diciembre del año 2017, es decir, tres meses después.   De esta reunión, tengo como respaldo un video.

Estoy a pocos días de dar a luz y sigo trabajando en este ambiente hostil que me ha creado una esfera de estrés, depresión, y tristeza,  por lo que he tenido que tomar tratamiento psicológico en el IESS-Nueva Loja.

TERCER MOMENTO

Para poder realizarme los controles médicos, me sujeto a una lucha constante con la Institución municipal, pese a que, hacerlo está garantizado como un derecho irrenunciable y respaldado legalmente.  En el colmo del abuso, han llegado incluso a negarme los permisos con cargo a vacaciones.

La denuncia de acoso laboral en contra del señor Alcalde de Lago Agrio, Vinicio Vega y  la señora Gladis Becerra,  la presenté en el Ministerio del Trabajo con fecha 09 de noviembre del año 2017.  Hasta el día de hoy, no hay ninguna respuesta.  Ante este silencio,  y en mi búsqueda de justicia, presenté otra denuncia en el Consejo Nacional de Género en Quito, esta institución la trasladó a la Defensoría del Pueblo en Quito y la Defensoría de Lago Agrio la acogió.

CUARTO MOMENTO

Para salvaguardar mi salud y velar por el cumplimiento de mis derechos, he recurrido a solicitar  Medidas Cautelares, donde solicito explícitamete que de acuerdo a  ley, pueda hacer uso de la licencia por maternidad.  Faltan dos semanas para la fecha del nacimiento de mi hija, y recién, el día de mañana se dará la audiencia para que la justicia decida si acoje mi petición de Medidas Cautelares y que los denunciados, el señor Alcalde de Lago Agrio, Vinicio Vega y  la señora Gladis Becerra sean sancionados por violentar mis derechos de mujer embarazada y por acoso laboral del que he sido objeto.

He recurrido a hacer público mi caso, porque a pesar de que la Ley me respalda, todavía existe gente que cree que su efímero poder, está por encima de los derechos de los  demás, incluso de la lógica común.  Porque su irresponsabilidad, prejuicios e intereses mezquinos, han puesto en riegos mi vida y la de mi hija.  Es por ello que exijo una sentencia que cree precedente,  para que este tipo de abusos no se cometan contra otras mujeres, cuyo único delito es embarazarse y tener un empleo a la vez.

 

HUÍ DE MI ESPOSO VIOLENTO, AHORA ÉL RECLAMA A NUESTRA HIJA

El propósito de esta publicación es contar mi historia que como muchas de las historias de mujeres que han sufrido violencia de género, tiene un elemento en común, la dinámica de control y poder ejercida por el hombre, que en este caso, se suponía era la persona que juró protegerme y cuidarme.

Regresé a Ecuador desde Estados Unidos hace exactamente un año junto con mi hija quien ahora tiene 6 años. Mientras cursaba mi programa de doctorado en ese país, me casé con David Yépez, ciudadano americano-ecuatoriano. Él es veterano de la guerra de Irak, y en el año 2012 le diagnosticaron Esclerosis Múltiple, una enfermedad crónica de carácter degenerativa la cual no tiene cura. Debido a esta enfermedad él se ha visto afectado principalmente en la parte cognitiva, además de tener una afectación en la parte física. Algunas de las características de esta enfermedad que él manifiesta, incluyen la pérdida de memoria, depresión, problemas para enfocarse y razonar, falta de empatía, control de humor, episodios de violencia. Tengo que señalar que estos síntomas han ido incrementando en severidad y frecuencia hecho por el cual ha sido medicado para cada uno de estos síntomas. Aún más, el gobierno americano le ha dado un porcentaje de discapacidad del 60%. A pesar de la severidad de su enfermedad él siempre estuvo reticente a recibir tratamiento, siempre se negó a tomar las medicinas y nunca realizó las terapias de psiquiatría que su neurólogo le pidió seguir. Solamente toma medicación para disminuir el progreso de la Esclerosis Múltiple (aunque no tiene cura, la enfermedad siempre seguirá progresando). A pesar de que él ha sufrido de estos síntomas desde el 2012, todo empeoró en el año 2016. En octubre de ese año decidimos separarnos. Y, aunque al principio fue en términos amigables, la situación se tornó insostenible. El empezó a actuar de forma paranoica y violenta-agresiva. Me vigilaba todo el tiempo, instaló softwares para espiar mi computadora y mi teléfono. No me permitía ni siquiera ir al baño sola. Yo no podía cerrar la puerta ni para usar el inodoro, peor para bañarme. Dormía en la puerta de mi cuarto. Cada vez que salíamos de la casa, él, mi hija y yo, revisaba mis bolsillos, mi bolso, a veces hasta mi cuerpo.  Todo esto es únicamente una muestra de lo que viví y soporté durante este tiempo.

Durante el tiempo que residí en Estados Unidos, tuve una visa de estudiante que me permitía poseer el estatus de inmigrante legal. Y aunque he estado casada por 7 años con un ciudadano estadounidense, nunca tuve la intención de quedarme a vivir en Estados Unidos. En parte debido al hecho de que una proporción del valor de mis estudios fue financiada con una beca del Senescyt, lo que hacía inevitable el tener que regresar a Ecuador a devengar mi beca. De esta circunstancia el papá de mi hija estaba totalmente al tanto y estuvo de acuerdo con el hecho de que teníamos que regresar. En medio de estas circunstancias, apliqué para obtener la residencia en Estados Unidos. El proceso de petición al gobierno estadounidense para que me otorguen la residencia fue iniciado por él ya que la única vía de obtenerla es a través del matrimonio con un ciudadano estadounidense. Una vez que envié mi aplicación, mi visa de estudiante se canceló. Así desde octubre del 2016 poco antes de tener que regresar a Ecuador, el nivel de violencia psicológica que él ejercía conmigo culminó con la constante amenaza de que nunca más iba a ver a mi hija si regresaba a Ecuador. Él llegó a mencionar que si regresaba lo tendría que hacerlo sin ella y que iba a retirarme mis papeles de inmigración y denunciarme ante las autoridades. Así en febrero del 2017 recibí una llamada de mi abogado de inmigración para avisarme que él, mi esposo, había retirado la petición para mi residencia con lo que yo me había convertido en una inmigrante ilegal. El abogado me dijo que tenía una semana para irme del país antes de que oficialmente se formalice la anulación del proceso. Hablé con dos abogados más en Estados Unidos y ambos coincidieron en lo mismo. No tuve otra opción más que irme de allá con mi hija. Yo tenía que abandonar el país antes de que él me denunciara en inmigración y empiecen el proceso de deportación. Jamás podría haberme ido sin mi hija, no habría podido dejarla con él, sabiendo los problemas mentales que tiene.

Apenas llegué a Ecuador tramité la ciudadanía ecuatoriana para mi hija y pedí se me otorgue su custodia ante un juez, quien me la otorgó en base a los argumentos legales que presenté. Sin embargo, hace 2 semanas recibí las citaciones para un juicio de restitución internacional que me el Ministerio de Justicia en representación de él, mediante el Acuerdo de La Haya. Esta demanda es, a todas luces, injusta y no busca la restitución de mi hija a un lugar que le brinde seguridad emocional, física y psicológica. . Durante todo este año que hemos permanecido en Ecuador, el padre de mi hija no se ha interesado en saber cómo se encuentra ella. Jamás ha llamado ni ha tratado de averiguar por mi hija. Ni por su cumpleaños, ni en Navidad, nunca se pronunció. Él sabe dónde vivo, el teléfono, mis correos, pero jamás ha tratado de comunicarse. Es por esto que no entiendo por qué ahora se hace presente con un juicio por restitución. Solo espero que la decisión que tomen los jueces, sea amparada en el bienestar superior de mi hija, que en este caso es la más importante.

DENUNCIÉ A MI ABUSADOR, AHORA SOY LA ZORRA DE LA CIUDAD

Acudo a este medio para dar a conocer mi caso porque la ciudadanía tiene derecho a saber cómo se administra justicia en este país.  No pongo mi nombre ni el de mi agresor porque me amenazó con denunciarme y mandarme presa.
Soy Daniela, nombre supuesto, tengo 33 años y soy médica de profesión. Fui víctima de acoso y posterior abuso sexual por parte de mi jefe, quien  aprovechándose de su situación jerárquica empezó a emitir comentarios sobre mi cuerpo que cada vez se tornaron más grotescos y ofensivos dentro del mismo ambiente laboral, sin respetar siquiera nuestra oficina, pues trabajábamos juntos y yo, como su subordinada directa. Un día a pretexto de encontrarse a solas conmigo se refirió de manera muy inapropiada a mi escote y  mi busto y posterior a ello, me abrazó por detrás y tocó mis partes íntimas para luego de mi enojo, decir que eso era normal y que no debía sonrojarme.
Pensé en renunciar al trabajo como muchas lo habrían hecho, pero no era justo que yo saliera y él continuara haciendo de las suyas con cualquiera que se le antojara, como si las mujeres estuviéramos en vitrina esperando a que él se decida por una afortunada:  no fui yo quien hizo algo mal, fue él quien se atrevió a atentar contra mi dignidad, y era él quien debía ser castigado con todo el rigor de la ley, así que realicé la respectiva denuncia, esperando por  justicia.

Se hicieron dos procesos: uno administrativo (sumario administrativo) y uno  penal  (denuncia en la Fiscalía). Ambos me exigen pruebas del delito, y como no tengo fotos o testigos del acto mismo, entonces la fiscal, solicita el archivo de mi causa sin considerar testigos ni las pruebas presentadas indicando que son sólo referenciales, entre ellas un audio de la conversación que mantuve con él reclamadole por su actitud y en la que él admite haberme faltado al respeto, diciendo que fue una broma de mal gusto y que sólo quería halagarme;  una testigo que incluso escuchó algunas de las expresiones subidas de tono que él tenía conmigo, los videos de las cámaras del Hospital que demuestran mi presencia en la institución, ya que la defensa de él miente que yo nunca llegué a la oficina, testimonios de profesionales psicólogos que me atendieron  y mi historia clínica  en donde recibí atención para tratar de salir de ese trauma  y además una evaluación realizada por el psicólogo perito nombrado por la misma Fiscalía que determina la credibilidad de mi testimonio y la concordancia de mis síntomas con los hechos relatados.

Inicialmente, el juez no dio paso y devolvió el trámite a la Fiscalía Provincial  para continuar con el trámite, pero finalmente decidió ratificar las barbaridades que indica la fiscal  en su documento mal redactado, hasta que dos días después de aprobada la ley en contra de la violencia a la mujer, con todo lo detallado, terminaron notificando el archivo de mi caso.
Obviamente, mucho tuvo que ver que el hijo de este hombre, es alto funcionario de una institución pública, quien interpuso su poder sobre la ley para que su padre no sea condenado como se merecía.

Mientras tanto, en el tema administrativo el mal sabor es exactamente igual, ya que aquí también  archivaron el caso y no le dieron el castigo que le correspondía, le retiraron del puesto pues era de libre remoción, pero no salió destituido, ya que en la resolución del Sumario Administrativo se indica que no existen pruebas que demuestren que el abuso ocurrió.

Hice lo que la publicidad  del gobierno aconseja pero de nada sirvió  y como yo, habrán muchos casos que quedan en nada y hablar solo sirve para que vivas estigmatizada y decepcionada. Ahora soy la zorra de la ciudad en la que vivo, me tratan como si habría sido amante de este señor y de muchos otros, me tachan de mentirosa, dicen que él me daba dinero y yo se lo pagaba con favores sexuales, dicen que me divorcié porque le puse cuernos a mi marido, dicen que me visto muy provocativa, que fue mi culpa por haber desayunado con él y otros compañeros de trabajo en algunas ocasiones.  Ahora él es la víctima por ser tan bueno y comprensivo.  A mi testigo la sacaron de la oficina y la tratan como delincuente por haber dicho la verdad y no  taparle el secreto al jefe degenerado. Lo que quiere decir que denunciar no sólo ha acabado con mi buen nombre sino también con el de las personas que se atrevieron a hablar conmigo por ser lo justo.

No creo que sea un tema de ley, el problema es de quienes administran la justicia, y en mi caso particular, el familiar directo de este delincuente  influye desde su ámbito en el trámite citado para evitar la acusación que le corresponde  a un hombre del que todos conocen sus antecedentes.
Quiero justicia porque no soy la única que pasa por esto, se enfrenta al monstruo y queda más desprotegida que antes, quiero justicia porque el acoso, el abuso y la discriminación son cotidianos y es momento de que se ponga un alto, que la justicia sea justicia para todos y no solo para los privilegiados.
La justicia me ha fallado.

¿SIN MANOSEO EN PARTES ÍNTIMAS NI PENETRACIÓN, NO HAY VIOLENCIA SEXUAL?

En base a este argumento, en septiembre del 2017, los jueces declararon inocente a Mario,  pofesor de Daniela Ortega en el colegio Hipatia Cárdenas en Quito.  El testimonio de la adolescente narra que el profesor Mario, alabó sus piernas,  le alzó la falda, le hizo un corazón con esfero en la pierna e intentó besarla.

Daniela Ortega nos cuenta su testimonio e invita a apoyarla en su búsqueda de justicia, que lleva ya 2 años. El martes 20 de febrero del 2018 a las 8:00am en la Corte Provincial de Justicia (Diego de Almagro y 6 de diciembre, frente a la plaza Argentina), se realizará la Audiencia de apelación en su caso. Acompañemos a Daniela, los esperamos.

 

 

 

CARTA ABIERTA A LA REINA DE AMBATO

“Los vestidos de las jóvenes no estropean el espectáculo de la inmensidad del mar”
Marcel Proust

María Judith:
En días pasados la red social ecuatoriana y los medios de comunicación dieron cuenta del malestar de un parte de la población del país, debido al hecho de que Usted habría convocado a la audiencia a una corrida de toros, con el fin de recaudar fondos para obras sociales.
Como antecedente a las palabras a continuación, debo decir que he tenido parientes cercanas y lejanas que han sido reinas de belleza, que tengo ascendencia ambateña y que como una feminista que persigue ser coherente -si bien no estoy de acuerdo con la existencia de concursos de belleza- discrepo totalmente con la adjetivación de “reinita”, a mujeres que ocupan funciones como la suya.
María Judith, en algo menos de 90 días su reinado dejará de ser tal, por lo tanto, esta carta pública tiene como objetivo motivarla hacia una transición necesaria, de tal suerte que pase de la corona de la Fiesta de las Flores y de las Frutas a ser verdaderamente una soberana; dando paso a un simple gesto que la convertiría en una mujer que trasciende los paradigmas de lo establecido, con el único fin de buscar el bien común y el bienestar social.
No porque hasta la saciedad la llamen “soberana” en los medios de comunicación y en los discursos públicos, implique que así lo sea. Usted, María Judith, al igual que muchas reinas de belleza del Ecuador y del mundo, obedece reglas y preceptos que han sido diseñados muchos años atrás; para perpetuar las tradiciones que por siglos han maquillado a la caridad de “obra social”; y al capitalismo y al patriarcado de “belleza”.
La caridad, María Judith, ha sido, es y será es un acto colonialista que siempre está vinculado al lucro; como en el presente caso de la corrida de toros a la que -a través de la utilización perversa de su hermosa figura- los empresarios de Citotusa organizaron en Ambato, hace unas semanas atrás; tal como lo han hecho por décadas, en todo el país; por el simple hecho de ensalzar su gusto cruel de ver correr sangre de seres vivos. Convocatorias que incluyen descaradamente a alcaldes y funcionarios municipales.
María Judith, lo “legal” no siempre es justo. En efecto, Tungurahua ha votado por tener corridas públicas de toros; lo que no quiere decir que el toro -que no tiene una voz que el humano comprenda- tenga que morir.
La tauropataía, en todas partes del mundo, ha enmascarado las corridas de toros, con la fachada de la beneficencia. Los resultados siempre son la nula consecución de este fin. Apenas unas migajas de esos dineros le son entregadas a las personas utilizadas como títeres para estos fines; con los que a veces no pueden tan siquiera cubrir el presupuesto de publicidad del evento.
El otro tema por el que quiero llamar su atención, María Judith, es la altísima cifra de femicidios que hay en Ambato. En el Ecuador 6 de cada 10 mujeres han sufrido algún tipo de violencia; Tungurahua es una provincia que en esa estadística tiene un dígito arriba sobre esos 6 puntos. De enero a octubre del presente año, se cuentan 3 casos de muertes violentas a mujeres por crimen de odio. Cuatro años atrás, en el año 2014, en el que Vanessa Landinez Ortega fue asesinada en Ambato; se registró en esa ciudad la escalofriante cifra de una joven muerta, en discotecas de la urbe; cada fin de semana. He aquí otra forma en la que Usted, a través del empoderamiento (lo sugeriré más adelante), ejercería su presunta soberanía. Puede empezar por investigar esa ejemplar actitud con la que las candidatas al certamen Miss Perú 2017, se han presentado ante el mundo: delante del micrófono, cada una -tras decir su nombre- ha manifestado un: “mis medidas son”, seguido por las diferentes estadísticas de violencia hacia las mujeres en ese país; tan vergonzosas como las nuestras. Y no, no han dejado de ser mujeres, jóvenes y bellas; por el contrario se han vuelto INOLVIDABLES.
Siendo Usted, María Judith, una joven del mundo contemporáneo; lo que la sociedad espera de su persona es que actúe como tal, es decir, en consecuencia con el sinónimo de juventud: expansión de la conciencia feminista hacia el bien común de todos los seres vivos. No me cabe duda de que sus intenciones de ayuda al necesitado hayan sido y sean genuinas. Paso a sugerirle con profundo respeto dos ideas, cuya puesta en marcha le tomará un tiempo no superior a 60 minutos, sin que tenga que incurrir en gasto económico alguno:
1. Me pongo en los zapatos de una adolescente ambateña: si le escucharía en el discurso de entrega del reinado 2017-2018, a la reina saliente decir algo como: “…para cuando dejo esta función pública, mis medidas son: en Ambato 7 de cada 10 mujeres han sufrido algún tipo de violencia. Hago un llamado a todos los poderes del Estado, a las familia ecuatorianas, a la iglesia, a los colegios; y a la sociedad en general a hacer un estudio de todos los casos de femicidio en nuestra ciudad, a hacer justicia para estas mujeres y a realizar proyectos sostenidos e integrales de erradicación de las violencias hacia nosotras”. Esa adolescente comprendería ese minuto la extensión inconmensurable de lo que significa ser una “reina”. No antes.

2. ¿Qué tal romper el molde, patear el tablero y pasar a la historia con una carta pública hacia toda la provincia de Tungurahua, difundida masivamente, un día antes de terminar su periplo de funciones; en la que haga un llamado a que la figura de la reina de Ambato esté deslindada por completo de convocatorias en las que se violenta a seres vivos, con fines de lucro; y en presencia ilegal de niños y adolescentes? Sería el momento en que María Judith Custode Carrión pasaría a ser un icono de fiesta; de celebración de la vida, de la paz; y al más puro estilo de Ghandi…de desobediencia civil.
Lejos de querer pretender descubrir el agua tibia con mis ideas, lo que hago es tan solo tomar el ejemplo de pioneras de la historia de la lucha feminista del Ecuador; entre muchas más, la ambateña Ana de Peralta; quien a mediados del siglo XVIII, levantó su voz por el derecho a la libertad estética de las mujeres ecuatorianas.
Segura de su necesidad de soberanía, me despido de Usted, deseándole lo mejor en su vida.

María Belén Moncayo
MALCRIADA TOTAL PRODUCCIONES
“All you need is desobediencia civil”

MUJERES VERSUS HOMBRES ¿Y SANAR LAS HERIDAS, PARA CUÁNDO?

Por Alicia Galárraga

Peligrosamente se observa cómo discursos extremistas se apoderan de la sociedad.  Ambos bandos dicen defender derechos.  Ambos bandos dicen ser la víctima.  Ambos bandos se sienten ofendidos.  Esta polémica se ha visto exacerbada en los últimos días por un enfrentamiento entre dos grupos antagonistas.  El uno, un grupo de la Iglesia Católica, liderado por un sacerdote, ha convocado a una marcha.  Varias publicaciones dan cuenta que los argumentos para convocarla, se basan en falacias.  Sin embargo, lo más preocupante, es el daño que se le hace a la sociedad con este enfrentamiento estéril, donde solo hay perdedores:  los niños y la familia (como cada individuo, fruto de su libre albedrío, la conciba).  Y entonces, si los niños y la familia son los afectados, a la final, la afectada es la sociedad, que es fraccionada, dividida, separada…en blanco y negro, en buenos y malos, en puros e impuros, en justos y pecadores, en curuchupas y libertinos.  Justamente el mismo discurso totalitario del que se valió Correa para polarizar y crispar a la sociedad.  Los resultados están a la vista y no son nada alentadores.  Por lo que es infructuoso e innecesario seguir echando sal en las heridas.  Urge, más que nunca, hacer un llamado a la tolerancia, a la cordura, al respeto a las diferencias y a la diversidad.  Si seguimos aplicando  la ley del ojo por ojo, terminaremos siendo parte de una sociedad tuerta.

Desde este punto de partida, me permito incluir en este espacio un escrito, que en estos momentos es valioso para hacernos recordar que las mujeres y los hombres no podemos tomar, cada uno, la posición de un cuadrilátero e ingresar a una pelea, donde solo resultarán perdedores.  A continuación lo comparto en su totalidad y cito la fuente:

EL FEMINISMO Y LOS DERECHOS DE LOS HOMBRES

Hay una herida en el hombre, al igual que hay una herida en la mujer y no puede haber evolución social o espiritual que valga mientras todas estas heridas no hayan sanado.  

Por cosas de la vida llevo unos años desconectada de este espacio. De antemano pido disculpas a quienes han visitado la página sin encontrar nada nuevo pero para producir nuevos contenidos es a veces necesario tomar distancia. Esta distancia, que en mi caso es no sólo mental y espiritual sino geográfica me ha permitido evaluar el proceso de este viaje que ha sido el feminismo. El feminismo como un movimiento global, local y personal. No es lo mismo hablar de feminismo en América Latina que en Europa, o en el Reino Unido que es donde vivo actualmente. No es lo mismo hablar de feminismo desde la perspectiva de las poblaciones vulnerables que desde la clase más acomodada de la sociedad. Y claramente, no es lo mismo hablar de feminismo entre hombres que hablar de feminismo entre mujeres. Cuando comencé a andar este camino, el feminismo se me presentaba como una verdad visceral (si es que se es válido decir que una verdad se siente en las entrañas). Por obvias razones, las experiencias de los hombres dentro del movimiento o con respecto a este me eran totalmente ajenas, así como para muchos hombres pueden resultar ajenas nuestras reivindicaciones.

Ayer vi un documental que se llama ‘The Red Pill’. Este es el trabajo de una documentalista feminista hacia el interior del Activismo por los Derechos de los Hombres o MRA por sus siglas en Inglés. El movimiento MRA básicamente reclama que el patriarcado y la opresión de la mujer es un mito construido por el feminismo y que son los hombres los que están realmente oprimidos. La prueba de esta opresión se centra en unos puntos muy concretos:

– La vida de los hombres es desechable: Son los hombres los que van a la guerra. Son los hombres los que asumen los trabajos de mayor riesgo. Son los hombres los últimos en ser rescatados en una catástrofe (mujeres y niños primero.. y eso).
– Los hombres tienen los índices más altos de suicidio: Este punto se extiende para hablar de los roles de género asignados a los hombres y la presión por ser exitosos, productivos y proveedores.
– El sistema judicial está parcializado: Los hombres llevan las de perder en los casos de custodia por los hijos.
– Más hombres que mujeres abandonan la educación superior, están desempleados o son habitantes de calle.
– Cuando los hombres tratan de llamar la atención sobre estos problemas son silenciados por las voces feministas que de inmediato los acusan de misoginia, aislándolos aún más.
A medida que veía el documental pensaba cómo cada uno de estos argumentos tiene necesariamente su contraparte desde la óptica feminista:
– Durante tiempos de guerra las mujeres sufren la mayor parte de la violencia sexual
– Las mujeres se suicidan menos pero mueren más a manos de sus parejas.
– Por cada 1000 casos de violación sólo 6 hombres van a la cárcel.
– En el tercer mundo hay más mujeres que hombres sin acceso a la educación… etcétera.
Todos estos factores -tanto de un lado como de otro- se soportan sobre estadísticas que pueden o no ser acertadas pero hay algo que es absolutamente real: donde quiera que haya voces de protesta, hay inconformidad, hay miedo, hay abandono. Mucha gente compara al MRA con la Supremacía Blanca, sugiriendo que no son más que el grito de una comunidad que estando en el poder se siente amenazada por el levantamiento de comunidades antes oprimidas. …  Mucha tela que cortar.
Yo a ciencia cierta sólo podría decir dos cosas: La primera, que parecería ser obvia, es que el extremismo nunca es saludable (incluso el extremismo en el que puede caer el feminismo… no nos digamos mentiras ahí). La segunda es que detrás de cada proclama hay una herida, y es eso lo que me interesa principalmente.  Hay una herida en el hombre, al igual que hay una herida en la mujer y no puede haber evolución social o espiritual que valga mientras todas estas heridas no hayan sanado. El extremismo, la violencia, las posturas “en contra de”, son la infección de esa herida. Donde hay odio, en el principio sólo hay dolor.  Es hora de bajar la guardia para escucharnos. No podemos decir que hay un dolor que duele más. No podemos sentir cuál miedo es peor. Lo que sí podemos hacer es vernos en esa extrema vulnerabilidad en la que el sistema nos ha dejado, reconocernos en nuestra indefensión. Mostrar nuestras heridas para poder sanarlas.

El hombre actual se encuentra en crisis. Esto es real. El hombre ha perdido todo referente de masculinidad. Alejándose de la hipermasculinidad o de la masculinidad tóxica se enfrenta a su femenino sin saber por dónde agarrarlo al tiempo que la mujer trata de reivindicar esa energía y regenerarla. Pero la tarea de entrar en contacto con la energía de lo femenino es tan ardua que en el camino podríamos estar olvidando qué tipo de masculinidades son las que tratamos de construir. Es importante también revisar qué es la feminidad tóxica porque para que la herida de la mujer pueda ser sanada es fundamental que nos enfrentemos a la propia sombra de lo femenino. Si algunas de ustedes han estado trabajando con la madre oscura saben perfectamente de qué les hablo.

Creo que para que las reivindicaciones sociales tengan un efecto duradero, debemos construir a partir de nuestras similitudes, reconociéndonos en nuestro dolor.

Yo como mujer feminista quiero hacer espacio para esa construcción, pero por el momento tal vez,  sólo espacio porque hacer más podría ser castrador.  A los hombres que quieran decir algo quiero prestarles un oído. A los que quieran llorar quiero prestarles un hombro.  A los que quieran levantarse quiero prestarles la mano.  A los que quieran comunicar quiero prestarles este espacio. Porque como dice allá arriba al inicio de este blog, este es un espacio para la reconstrucción… un sembradío.

Ahora, todos los datos que respaldan al MRA han sido recogidos en Estados Unidos. Yo quiero saber qué opinan los hombres Latinoamericanos. Quiero saber qué pasa con la masculinidad en nuestros países. Qué representa para ellos el feminismo. Cómo entienden ellos el machismo. A qué le temen. Cómo se sienten oprimidos en su condición de hombres, si es que así se sienten. Cuáles son los retos a los que se enfrentan en el proceso de construcción de nuevas masculinidades.  Los invito a que me envíen sus comentarios a través de la página de Facebook para poder convertirlos en imágenes para un nuevo álbum. Construyamos un puente para que el futuro pueda comenzar en el medio.