CARTA ABIERTA A QUITO INVEST

por maría belén moncayo/MALCRIADA TOTAL PRODUCCIONES

(QUITO Invest es un producto concebido y puesto en marcha por la Secretaría de Desarrollo Productivo y Competividad del Municipio de Quito)

QUITO Invest:

No sé qué me enfurece más, si el video de su autoría titulado “Quito una ciudad a la altura de tus sueños” o el hecho de entrar en su página web y toparme con que ni siquiera pueden escribir correctamente la palabra “QUITO”. Con lo cual  mencionarles “Kitu” es un ejercicio estéril.1

Me indigna porque soy una quiteña que ha vivido medio siglo en la ciudad. El contenido del video lo asumo como una de las peores afrentas que hemos sufrido lxs quiteñxs (y ecuatorianxs) desde la política pública, en el último quinquenio; solamente comparable con el insulto de haber llevado a cabo el Hábitat III en la capital del Ecuador.

Su página web www.quitoinvest.com.ec, es un elogio a la hegemonía socio-político-cultural: un universo binario, blanco, racional y feliz; que invita al lector a invertir en “QUTIO” y cumplir así sus sueños de altura. Altura, sí, la misma que su socio número uno Uribe&Schwarzkopf está utilizando como estrategia para la venta de sus “ciudades verticales”. Cuando comparo los dispositivos de comunicación de Quito Invest con los de la constructora en ciernes, no me cabe duda que de buena gana han aceptado su asesoría; lo cual es nefasto en virtud de que ustedes deben velar por los intereses del pueblo de Quito, no por el de las inmobiliarias privadas.2

 En la pieza en mención lo único que corresponde a la realidad es la primera oración: “Quito es una ciudad dividida en dos” (la traducción es mía. Casi la totalidad del contenido está en inglés). Efectivamente, el audiovisual traduce dos mundos. El primero, el idealizado por Quito Invest; más conocido como el Mundo Qonitos. El segundo, es ese Quito al que la Virgen homónima le ha dado la espalda desde el primer día en que por desgracia fue enclava en el Panecillo. Escultura a la que vemos al final del video, al tiempo que la voz en off nos habla de que cuando se está en la cima, la perspectiva se amplía. ¿En serio?

La publicidad de Quito Invest habla de que al apostar financieramente por el Mundo Qonitos el cliente va a invertir, vivir y soñar; en un paraíso productivo, sostenible, armonioso. Uno donde se respira una calidad de vida diferente. En el Quito real, ese de asfalto y monóxido de carbono; lxs vendedorxs ambulantes son retiradxs de las veredas a toletazo limpio. Su mercadería es pateada y confiscada; y sus cuerpos torturados y lanzados a los carros de las patrullas metropolitanas, todos los días.

¿El Mundo Qonitos es uno que fascina por sus contrastes? Lo cierto es que mientras ustedes le mienten al mundo, cómodamente sentados en sus oficinas, recibiendo un salario con los recursos del pueblo; la pobreza en Quito ha aumentado en cifras vergonzosas:

En junio 2018, la ciudad que registró el mayor aumento en tasa de pobreza fue Quito. En la capital el indicador de pobreza llegó a 12,8% en junio del presente año, cinco puntos más comparado con junio 2017. Es el más alto registrado desde diciembre del 2007, según el reporte del INEC”. (Diario El Comercio, 16 de Julio de 2018).3

“Quito es la que presenta mayor tasa de pobreza extrema (4,6%), mientras que Cuenca presenta la menor (0,2%). En el periodo entre junio 2017 y junio 2018, la ciudad que presentó variación estadísticamente significativa fue Quito (de 1,9% a 4,6%)”. (Diario El Telégrafo, 16 de Julio de 2018).4

Continúan su anuncio citando el atractivo de los “negocios de altura” que pueden hacer quienes se asienten en el Mundo Qonitos, para lo cual tautológicamente usan al Metro de Quito como carnada. Ahí sí han actuado con coherencia, debo reconocer. ¡Vaya que Mauricio Rodas ha hecho negociados de altura! Un ave de rapiña que ha arrasado a su paso, de la manera más perversa e infrahumana posible, con barrios como el Bolaños, como San José del Condado y tanto otros; cuyos dueños han habitado ancestral y legalmente sus tierras desde tiempos inmemoriales. Sobre sus casas, sus terrenos, sus cuerpos y sus vidas; el Mundo Qonitos se abre paso al son del infame discurso que asegura que los métodos de construcción civil, observan las más estrictas regulaciones internacionales.

Avanza así su oferta para llegar al punto en que nos quieren contar que el Mundo Qonitos está lleno de gente talentosa, creativa; de profesionales y de magníficas universidades. Tal vez esta es la parte más inmoral del video. Es verdaderamente un himno a la gentrificación y el blanqueamiento social. El noventa y cinco por ciento del tiempo que dura la publicidad lo que vemos es edificios, parques, asfalto y nubes; el capital sobre el ser humano de manera literal. En el restante cinco por ciento miramos a los representantes de la hegemonía capitalista, invitando a sus pares a venir al Mundo Qonitos: hombres blancos, profesionales, jóvenes y guapos. Hasta los estudiantes de la universidad que muestran lo son. Y la única mujer que aparece (con insoportable impostación corporal y vocal) dice una frase impresentable, a la que solamente le falta un cierre como: “…Porque en el Mundo Qonitos hay galletitas”.

La toma de la Universidad Qonitos inmediatamente nos remite a algo tan intangible como el cine. Una arquitectura muy neoyorkina, muy catalana. ¡Hermosa! Las secuencias nunca vistas de las universidades púbicas de Quito nos hablan de aulas sin ventanas, baños sin puertas y parqueaderos donde las alumnas son acosadas sexualmente por sus profesores.

Desde luego su paraíso de levadura tiene un aeropuerto sobre el que cantan loas. Mientras lo hacen, miles de ciudadanos quiteños todavía bregan con el hecho de haber sido sacados de sus terrenos, casi casi por la fuerza. Tierras por las que recibieron valores miserables y por donde hoy pasa la carretera que conduce al terminal aéreo, cuyos aviones transportan sus muy ponderadas “rosas de exportación”. Esas cultivadas con químicos cancerígenos que hace 10 años mataron a mi amiga Victoria Ipiales Cacuango; quien -junto a otros miles de trabajadorxs del campo- las plantó, las cosechó y recibió un salario menos que injusto. Sin embargo ustedes insisten en que el Mundo Qonitos es ideal para hacer negocios, vivir, producir y TRASCENDER.

Y claro, su algodón de azúcar es uno que pretende adornarse con música, museos, teatros, festivales y vida nocturna. En el Quito de carne y hueso, hay una muy buena cantidad de artistas de diversas disciplinas a los que el Municipio de Quito aún les adeuda dinero por contratos. Hay festivales de cine como el Cero Latitud y el Edoc. El primero desapareció por falta de apoyo económico y el segundo ha sobrevivido en las dos últimas ediciones. Mientras la noche en el Mundo Qonitos es una toma aérea, nocturna y espectacular del Quicentro, Norte, claro está; la de Quito está plagada de hordas de aquellos emigrantes a los que les prometieron el oro y el moro; y que como evidentemente no lo consigueron, se dedican a delinquir, ya sea con sus paisanos o mezclados con aquellos ecuatorianos pauperizados, que viven en los bordes de la ciudad, y que llegaron a la misma en busca exactamente de lo que dice Ana Dolores Román: “Una ciudad que inspira a seguir trabajando por un mundo mejor”. Un mundo mejor para los 7 hijos que en el campo, esperan que ese padre, esa madre; llegue el fin de semana con el pan”.

Si hemos de hablar de una ciudad a la altura de nuestros sueños, como ciudadana con derechos voy a expresar los míos:

– Una ciudad donde mi hija, mis amigas, mis compañeras de lucha y todas nosotras no tengamos que ser karatecas y andar con algún tipo de arma en nuestros bolsos; para poder sobrevivir. Un Quito con tolerancia cero a violadores y femicidas.
– Un transporte púbico digno para seres humanos, en todo el amplio espectro de lo que eso implica. Donde a mi hijo ni a persona alguna le asalten con cuchillo y pistola.
– Unos funcionarixs municipales que dejen de una vez por todas de ser lo peor de lo peor de la burocracia pública del país.
– Una ley de contratación pública reformulada que impida que las autoridades se roben el dinero del pueblo y no puedan aceptar coimas de las empresas extranjeras, para que les adjudiquen los contratos.
– Una urbe amigable con el vendedor informal.
– Un lugar donde podamos caminar todxs, a la hora que nos apetezca y estemos segurxs y protegidxs.
– Una ciudad concebida para peatones y no solamente para máquinas.
– Un Quito sin reina, sin reyes. Un Quito con inversión social responsable y sostenida.
– Un territorio donde la ancestralidad de los dueños de la tierra: moradores de barrios y árboles centenarios; no puedan ser tocados de forma alguna.
– Un espacio público amigable con lxs discapacitadoxs, las subculturas urbanas, las mascotas.
– Un lugar sin clínicas de deshomosexualización.
– Una ciudad donde la sociedad civil no tenga que saltar la barrera del sonido para conseguir el permiso para hacer un evento que persigue la expansión de la conciencia. Y que por el contrario sea radical con aquellos que contaminan el ambiente de una u otra manera.
– Un terreno donde los vestigios patrimoniales no puedan ser tocados.
– Una legislación que impida que con el dinero del pueblo se compren títulos eufemistas para la ciudad y/o se hagan eventos infelices como el Hábitat III, La Fiesta de la Luz, la visita del Papa Francisco y similares.
– Unas Fiestas de Quito sin corridas de toros.
– Un Quito Invest que erradique sus formas y fondos alienados y alienantes. Que sea más (Eugenio) Espejo y menos (Tommy) Schwarzkopf.
– Una planificación arquitectónica que le ponga un freno rotundo a propuestas gentrificadoras como la de Uribe&Schwarzkopf, que se escudan en la máscara de la “cultura” para deducir impuestos; cuando en realidad adjudican proyectos a demasiados artistas extranjeros.
– Una urbe sin tallarines negros en los postes. Con menos vallas de Coca-Cola y más arte urbano.
– Una alcaldía que escuche y ponga en práctica los sueños de lxs quiteñxs, anteponiendo siempre los derechos constitucionales de los seres humanos y los de la naturaleza sobre la selva de cemento.

Quito Invest, el pueblo de Quito merece respeto; no mijagas de galletas gringas.

1<iframesrc=”https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fjuanjo.grijalva1%2Fvideos%2F10215986187354984%2F&show_text=0&width=560″ width=”560″ height=”315″ style=”border:none;overflow:hidden” scrolling=”no” frameborder=”0″ allowTransparency=”true” allowFullScreen=”true”></iframe>

2 http://www.usconstructores.com/construyendo-cultura/

3 http://www.elcomercio.com/actualidad/ecuatorianos-cifras-pobreza-inec-2018.html

4 https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/economia/4/pobreza-sube-ecuador-inec