Columnistas Invitados

DE URGENCIA, EL PAÍS AGONIZA

Por Diego Rodríguez Cedeño 

diegocedeño

Resulta un tanto irónico observar que ahora las leyes con carácter de urgente no son para remediar desastres naturales, sino para solucionar catástrofes financieras del gobierno. 

Pero lo más asombroso, es que este proyecto de LEY ORGÁNICA PARA EL EQUILIBRIO DE LAS FINANZAS PÚBLICAS, enviado a la Asamblea Nacional para su conocimiento, discusión y aprobación, lo que está propiciando es un desequilibrio social que pronto puede desencadenar en un verdadero desastre nacional.


Querer confundir a la ciudadanía respecto a algo que ya sabemos todos, y que es de conocimiento mundial, los bajos precios del petróleo y la apreciación del dólar, que nos pone en desventaja comercial frente a nuestros vecinos Perú y Colombia, son factores que los conocemos desde hace más de un año y producto de esto ya comenzó a crearse un marcado desequilibrio económico.

Es tan fácil para el gobierno enviar proyectos, modificaciones, resoluciones y demás leyes a su conveniencia, cuando ya fueron incapaces de corregir, escuchar y cambiar las malas decisiones y los excesivos gastos públicos

No sé cuál es el oftalmólogo que tiene el gobierno, que no le hace ver lo que todo un país está viendo:  los desempleados, contratistas impagos, retraso en los sueldos, obras inconclusas, incumplimiento en asignaciones a municipios y prefecturas, cierre de empresas y además de problemas y conflictos provocados por la soberbia y falta de respeto a quienes no están en la línea del gobierno o simplemente no son de la argolla.
Hoy nos quieren aplicar nuevos impuestos y son “medicinales”, pues son para precautelar nuestra salud (permítanme reír), otros son para planificar el desarrollo nacional de lo que no han terminado, otros son para erradicar la pobreza que triplicaron y el impuesto principal que es el de la redistribución de la riqueza para los de Alianza País, según el Art. 3, numeral 5 de la CR, ¨modificado para esta publicación¨.

Se le están quitando beneficios a los discapacitados, a los jubilados, a los gobiernos autónomos;  por otro lado se está encareciendo el diario vivir de los ciudadanos al aumentar costos en tarifas telefónicas, el costo de las bebidas azucaradas, y perjudicando al sector turístico con el aumento de los precios de  las bebidas alcohólicas, aunque ellos dicen que es precautelar la salud.

La pregunta a todo esto es por qué la urgencia en estos puntos y por qué no la eliminación de ministerios y subsecretarias, la venta de canales y otros bienes que inflaron el gasto público.

Estamos a un mes de comenzar el régimen escolar en la costa ecuatoriana, aquí se reflejará la desesperación de miles de familias que han perdido sus empleos, están endeudadas y tendrán que afrontar el alza de varios productos y artículos que demanda la escolaridad de sus hijos.

¿ESTAMOS PREPARADOS PARA ESTE GOLPE?… REACCIONA PUEBLO ECUATORIANO….