Histórico: Ecuador declaró inconstitucional la criminalización de aborto por violación

Con siete de nueve votos, el 28 de abril del 2021 la Corte Constitucional de Ecuador declaró inconstitucional la penalización del aborto en casos de violación.

En julio del 2019, Miriam Ernest Tejada de la Coalición Nacional de Mujeres del Ecuador; Olga Gómez de la Torre de la Fundación Desafío y Katherine Obando Velásquez, del Frente Ecuatoriano por la Defensa de los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, presentaran una acción de inconstitucionalidad. La jueza ponente fue Karla Andrade Quevedo.

El marco legal en el que se ancló esta decisión de la Corte Contitucional se relaciona con normas que violentan los derechos de mujeres, niñas y adolescentes, y grupos a quienes la Constitución considera de atención prioritaria en el artículo 35 de la Constitución de la República del Ecuador.

Según cifras del INEC del 2019, a lo largo de su vida, el 32, 7% de ecuatorianas de más de 15 años de edad fueron vícitmas de violencia sexual.

Fiscalía y el Consejo de la Judicatura manejan cifras que hablan de al menos 435 mujeres judicializadas y criminalizadas por abortar entre 2013 y enero de 2019; de ellas, alrededor de 30 mujeres fueron sentenciadas por este mismo hecho desde 2015.

Línea del tiempo

En Ecuador, niñas desde los 10 años de edad mueren por causas relacionadas a embarazos, parto o post parto

Según datos del INEC recopilados desde 1990 hasta el 2019, 45 niñas entre 10 y 14 años han fallecido por complicaciones en el embarazo, durante el parto o después del parto. Estos decesos se producen porque los cuerpos de las niñas y adolescentes no están preparados para embarazarse y ser madres. 779 adolescentes de entres 15 y 19 años fallecieron por las mismas causas y en el mismo periodo.

Sin mencionar el daño psicológico que sufren las niñas y adolescentes violadas y embarazadas y la obstrucción de sus planes de vida que se ven truncados al tener que enfrentar la experiencia prematura de un embarazo y el posterior nacimiento del fruto de la violación que las convierte en madres sin haberlo deseado ni planeado.

Al respecto, la Constitución de Ecuador penaliza las relaciones sexuales con menores de edad en el numeral 5 del artículo 175 del Código Penal. La norma señala que “en los delitos sexuales, el consentimiento dado por la víctima menor de 18 años es irrelevante”, es decir, el criterio del menor de edad no se toma en cuenta en el proceso judicial, aún cuando asegure que las relaciones fueron consensuadas. 

Es necesario que a más de la despenalización del aborto en casos de violación el Estado ecuatoriano integre acciones que garanticen que las mujeres, adolescentes y niñas ecuatorianas tengan acceso al goce pleno de sus derechos. Lo contrario es arrojarlas a la hoguera de la vulnerabilidad y la falta de oportunidades.

Autora: Alicia Galarraga

CARTA ABIERTA A LEDY ZÚÑIGA, MINISTRA DE JUSTICIA, DERECHOS HUMANOS Y CULTOS

Señora Ministra:

Es de público conocimiento que en los dos primeros meses del 2017 ya se han cometido alrededor de 25 feminicidios y usted, siendo la autoridad encargada del Plan Nacional para la Erradicación de la Violencia de Género no ha dado respuesta a esta grave situación:  sus intervenciones son meramente mediáticas y líricas http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/sociedad/4/las-madres-de-27-ninos-han-sido-asesinadas-en-41-dias, cuando a más de esas frías estadísticas de feminicidios, en Ecuador:

-Se criminaliza el aborto, incluso cuando la mujer que decide hacerlo ha sido víctima de violación sexual, contraviniendo un pedido expreso al Estado ecuatoriano del Comité en contra de la Tortura de la ONU.

-6 de cada 10 mujeres han sido víctimas de violencia machista

– El 44,1%  de mujeres tuvieron su primer hijo entre los 15 y 19 años de edad y el 75% de ellas pertenece a la población económicamente inactiva.

-Del total de madres adolescentes solo el 22% asiste al sistema educativo.

-El 74% de madres adolescentes en el Ecuador vive en pobreza.

-Según el Ministerio de Inclusión Económica y Social, los principales factores del embarazo adolescente son la pobreza, la violencia de género y el bajo nivel educativo.

Ante esta realidad a la que se enfrenta la mujer ecuatoriana, el Estado se convierte en cómplice al haber eliminado la Ley de Violencia contra la Mujer  (Ley 010),  la Ley de Maternidad Gratuita y expedir la partida de defunción para la Estrategia Nacional Intersectorial de Planificación Familiar y Prevención del Embarazo Adolescente (ENIPLA) al trasladar su administración del Ministerio de Salud Pública a la Presidencia de la República bajo la égida de Mónica Hernández, una asesora vinculada al fundamentalismo religioso y más retrógrado, sin considerar que un embarazo precoz y/o no deseado, implica disparar las tasas de mortalidad y morbilidad para las mujeres y un incuestionable freno a la escolaridad y por ende al progreso.

Ni usted ni el gobierno del cual es parte han desarrollado una labor sostenida para erradicar las múltiples formas de violencia que adopta el sistema patriarcal contra las mujeres.  Al contrario, es precisamente desde el poder que ustedes temporalmente administran, que se perpetúan esas violencias que tienen su más abominable corolario en el crimen misógino.

En vísperas del Día Internacional de la Mujer nos dirigimos  a usted para decirle que rechazamos cualquier intento de apropiarse de una lucha que no es la suya, pues por el contrario, ha sido este régimen el que con micrófono en mano se manifiesta cada sábado en los enlaces presidenciales donde las mujeres periodistas, políticas y activistas, son su blanco preferido a través de insultos, descalificaciones, amenazas y piropos morbosos.  Así lo demuestra un estudio de Fundamedios que contabiliza que en «3 años, 152 enlaces ciudadanos, entre el 2013 y el 2016, en 1 de cada 2 enlaces se registraron agresiones del presidente Rafael Correa contra las mujeres: en total se contabilizaron 95 situaciones de agravio contra la mujer en 81 enlaces. Las mujeres que han sido agredidas en un espacio que es presentado como de “rendición de cuentas” son periodistas, activistas de derechos humanos, políticas oficialistas y de oposición», como se puede apreciar en el siguiente enlace http://www.fundamedios.org/dejanos-en-paz-un-estudio-sobre-tres-anos-de-sabatinazos-contra-la-mujer/

Señora Ministra, usted representa los intereses de quienes precisamente han atentado contra los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres  que están amparados por la Constitución y varios instrumentos de derechos humanos internacionales. Y si con ello no fuera suficiente, de forma sistemática han pretendido imponernos un discurso hegemónico, fragmentando y atacando las posiciones de  las organizaciones de mujeres que cuestionan su proyecto político.  La convocatoria del Presidente de la República a una marcha este 8 de marzo, es una afrenta a María José, Marina, Celeste. Marcia, Ximena, Lucía y tantas mujeres que han sido conculcadas en sus derechos, bajo la argucia del «bien común, el bien de las mayorías» que tan retóricamente repite el gobierno de Alianza País.

Ni usted Señora Zúñiga ni nadie del gobierno correísta tiene cabida en nuestra lucha.  No importa que sostengan, como argumento de descargo, que en ningún otro gobierno han habido tantas mujeres en cargos oficiales. Esos cargos,  solo son una representación formal, no pasan por lo real ni material.  Ni usted ni las mujeres que están en el gabinete y la Asamblea Nacional dirigiéndola, representan nuestra posición clara, frontal y  contestataria.  Porque la lucha de las mujeres ecuatorianas es diversa y no elitista ni excluyente y camina de la mano con los pueblos condenados a desaparecer por haberles usurpado sus territorios, de  los jubilados a quienes se les privó del aporte estatal en el pago de pensiones, de los estudiantes restringidos del libre acceso a la universidad, de los maestros a quienes se les conculcó el derecho a asociarse y en muchos casos se les condenó a morir en la miseria con  enfermedades catastróficas y sin que se les cumpla el estímulo a la jubilación que la Constitución les otorga.

Huelgan razones para que ni usted ni nadie de su gobierno sean bienvenidos en la marcha que organizamos las mujeres para conmemorar nuestro día.  Su presencia solo será asociada con provocación, polarización y oportunismo.

Atentamente,

Las Malcriadas

Fotografía que acompaña esta carta, diario El Universo