CUANDO LA JUSTICIA SIRVE PARA PERSEGUIR

Discurso de @PilarRassa durante la celebración del Día del Abogado en el Colegio de Abogados de Pichincha

Estimados colegas, amigas, amigos, familiares,  quisiera en primer lugar agradecer la presencia de todos ustedes el día de hoy que celebramos el Día del Abogado y Abogada, porque estoy segura de que tanto ustedes, así mismo que miles  de colegas más en todo el país, creen en el Derecho y están convencidos de su importancia para el desarrollo y funcionamiento de la sociedad, por ello conmemorar este día, significa conmemorar el   derecho y  hacer un homenaje a la búsqueda de la verdad.

Nos hemos reunido hoy para festejar nuestro día, reconociendo la trayectoria profesional de hombres justos, de abogados de mente clara y de obra prodiga,  de quienes han entregado su vida a esta noble profesión y tienen en el ejercicio de la misma 25 años, y otros 50.

Vamos a festejar nuestro día pero no podemos dejar de mencionar lo que está sucediendo en la justicia, pues la movilización social que llevó a la expedición de la Constitución en el  2008, logró que  se incluyan todas las normas necesarias para garantizar la independencia de la función judicial en este cuerpo normativo, no sólo con la declaración de los principios que deben regir a la administración de justicia, sino con una serie de medidas como los concursos de mérito y oposición, la carrera judicial, la formación continua, la evaluación periódica, sin embargo, al poco tiempo, nos damos cuenta que estos postulados no se cumplen.

La “metida de mano en la justicia” por parte del poder ejecutivo, no solo implementó cambios que mermaron, de manera muy seria, la independencia y autonomía judicial, sino que instaló un perverso mecanismo de imposición de la “agenda” judicial a través de adelantar criterios judiciales en los Enlaces Ciudadanos del primer mandatario, que se convirtieron en verdaderas órdenes para los jueces, llegando incluso al absurdo de sancionar o destituir a los jueces que actúan en contraposición a las disposiciones del régimen. Esta falta de independencia de la función judicial ha sido incluso observada por organismos internacionales que han expresado su preocupación por la utilización indiscriminada de la figura del error inexcusable como causal para atemorizar a los jueces que no se someten a directrices emanadas desde el poder.

Por tanto, un problema grave que nos afecta a los abogados y abogadas, es la independencia judicial, el cual es un presupuesto necesario para el fortalecimiento de la democracia y, por tanto es indispensable que los diseños institucionales y los acuerdos políticos tengan tal objetivo como prioritario. Los ecuatorianos y ecuatorianas, durante mucho tiempo, hemos anhelado que la justicia tenga independencia externa e interna, es decir sea autónoma de las partes, de los otros jueces, de los otros poderes Estado y del público, lastimosamente hoy menos que nunca esto se cumple.

Continue reading «CUANDO LA JUSTICIA SIRVE PARA PERSEGUIR»