ECUADOR: EMPRESAS CHINAS VULNERAN DERECHOS DE LAS TRABAJADORAS

A pedido de la señora Mercedes de Lourdes Andrade Tobar,  frente a la vulneración de sus derechos, Malcriadas publica su denuncia:

A la ciudadanía:

Desde 25 de junio de 2015, ingresé a laborar, en calidad de Supervisora de Seguridad, Salud y ambiente, en la compañía Harbin Electric, en el campamento Sardina, ubicado en el cantón Baeza. Esta compañía está encargada del cableado , Fwd: 业主发文035-2013-AC-0307 CELEC劳工部对500kV项目的检查报告(7月20-24日PROYECTO: DE EXTRA ALTA TENSIÓN 500 KVY OBRAS ASOCIADAS A 239 KV.

Relato brevemente lo sucedido:
El día 7 de julio del 2015, a las 16h:00, sin que medie razón alguna, fui agredida por el ciudadano chino Wang Dawei, quien fungía de Jefe de Topógrafos, en circunstancias en que me encontraba tratando de ayudarle a solicitar los guantes a un obrero, lo cual es requisito para la labor que realiza. Ese momento, escuché unos gritos agresivos, regreso a ver y me encuentro con el mencionado señor, quien me increpaba y me amenazaba con los puños, no entendía lo que me estaba diciendo, pues me hablaba en chino, traté de alejarme, pero me alcanzó a pegar un puñete en el pecho, fruto de lo cual caigo sobre unas varillas. por lo cual rápidamente me levanto sola, y dirijo donde la traductora, china Zhao Yan, a fin de que me explique qué estaba sucediendo, pensé que la agresión había terminado, pero siento unos golpes por la cabeza y espalda y en razón de ésto, caigo frente a la mencionada traductora china Zhao Yan. En el suelo me cubro el rostro y cabeza y el agresor, Wang Dawei siguió golpeándome por varios minutos en la espalda, hasta que compadecidos por la paliza que me estaba propinando, el bodeguero, otro ciudadano chino, lo detiene, retirándolo unos metros de mi persona, pero este sujeto quería continuar golpeándome por lo cual tuvieron que sostenerlo entre varias personas. Intentó zafarse para continuar golpeándome, pero fue detenido. Yo no me podía alejar del sitio pues la paliza sufrida me impedía moverme. Posteriormente con ayudada de un obrero ecuatoriano, pues no podía caminar, me trasladé a la Hostal donde pernoctaba, a esconderme, pues el agresor quería seguir pegándome.
Cabe señalar que no conocía el sitio y no sabía dónde poner la denuncia respectiva, pero compañeros de trabajo me informaron que Wang Dawei estaba amenazando mi integridad si denunciaba, por lo cual estaba asustada y la misma traductora me llamó a decirme que debía salir de la hostal y regresar a las oficinas a fin de precautelar mi integridad física, pues el agresor me estaba buscando. A pesar de estar golpeada y casi no poder moverme, por el susto de que pudiera matarme, me trasladé a las oficinas de Harbin Electric, a fin de que me ayuden, lo cual no sucedió, por lo cual me entrevisté con el Fiscalizador de la compañía CELEC. el fiscalizador de la obra. Quienes con otros fiscalizadores hablaron con el Gerente Waan prometiendo que no volvería a suceder y me pidieron disculpas.
Yo quería hacer la denuncia, pero me dieron labores con funcionarios chinos y no me permitieron salir del campamento, sino cuando ellos mismos me trajeron a Quito, esto es, seis días después, cuando ya no tenía casi moretones.

Continue reading «ECUADOR: EMPRESAS CHINAS VULNERAN DERECHOS DE LAS TRABAJADORAS»

DE LOS MACHOS CASTIGADORES Y DE LAS EMBRIAGADAS DE PODER

Por @dayumaEc

La ex jueza Lorena Collantes y el director del diario correísta El Telégrafo, Orlando Pérez, se han convertido en el ejemplo gráfico de lo que es el correísmo en el Ecuador: prepotencia, autoritarismo, arrogancia, atropello de los derechos y abuso de poder. Nos cachetean con su calidad de nuevos ricos.  Sí, de esos nuevos ricos que en esta década han llenado sus bolsillos y los tumbados de sus casas con dinero de los ecuatorianos.  O de los nuevos ricos que aseguraron un puestito bajo los parámetros de la sumisión y la incondicionalidad con el “proyecto”.  No importa si tienen que hacerse de la vista gorda frente al robo descarado o la violación de derechos.

Embriagados de poder, gritan y ostentan sus conexiones con los que mandan en el país, no respetan la ley, porque obvio, ellos son la ley. Así,  vimos un vicepresidente-candidato involucrado en hechos de corrupción por el caso Petroecuador, carajeando y exigiendo «respeto», cuando ha sido número uno en irrespetar las leyes y la Constitución y no dar cuentas de las denuncias de platita  de todos los ecuatorianos en paraísos fiscales.

Sería interesante saber cómo actuó la jueza Collantes al frente de sus delicadas funciones.  Nos lo imaginamos, pero qué miedo.  Qué miedo pensar en lo que hizo en la Función  Judicial.  Orlando Pérez desde el Telégrafo ataca de forma permanente a opositores políticos, denigró y tergiversó a dirigentes de organizaciones sociales y transformó a este diario en un pasquín que no sirve ni pa madurar aguacates. Continue reading «DE LOS MACHOS CASTIGADORES Y DE LAS EMBRIAGADAS DE PODER»

¿POR QUÉ LA CLASE POLÍTICA NO INCLUYE EN SU AGENDA A LA SOCIEDAD CIVIL?

Por @Aliciadorada

A propósito de la declaración de la ONU como el  Día Internacional para la eliminación de la violencia contra la mujer, el  27 de noviembre en Ecuador la sociedad civil organizada en colectivos y ciudadanos que acogieron la convocatoria, se hicieron presentes en las calles de las principales ciudades del país.  En Quito, la marcha «Ni una Menos»,  fue de más de 10 cuadras y cálculos que hablan de 5.000 asistentes.

La marcha «Ni Una Menos», buscó que la sociedad haga conciencia  sobre los crímenes y la violencia a la que se ven expuestas las mujeres por el solo hecho de serlo.   Según la Cepal, Latinoamérica es la región del mundo donde más feminicidios ocurren:  un promedio de 12 latinoamericanas y caribeñas mueren cada día por misoginia.  Por esta razón, la ONU, califica al feminicidio como una «pandemia global».  «Hasta un 70% de mujeres sufre violencia de género», advierte.

Según el Ministerio del Interior del Ecuador, en 2014 se registraron 97 feminicidios  y en 2015, 59.  El 71%  feminicidios registrados por la Fiscalía en 18 meses (del 10 de agosto del 2014 al 15 de febrero del 2016) no ha recibido sentencia.

La CEDHU presentó un reporte en días pasados, con estadísticas que hablan de 80 casos de feminicidios en el 2016.  Pichincha es la provincia que más casos tiene con 16, seguida de Guayas con 14 casos y de Manabí con 11.   El Oro 7 casos; Azuay, Loja y Los Ríos 4 casos cada una; Esmeraldas, Imbabura, Santa Elena, Santo Domingo y Tungurahua 3 casos cada una; Morona Santiago 2 casos; y, Bolívar, Cañar y Cotopaxi un caso cada provincia.  Del total de  casos, en 15 feminicidios el responsable se suicidó, en 26 casos hay instrucción fiscal, 13 casos están ante Tribunales Penales y 6 con sentencia condenatoria.  Es decir de los casos punibles, menos del 10% tienen sentencia condenatoria, lo que representa que  más del 90% de estos casos de feminicidio, todavía espera por justicia.

Mientras la CEDHU recuerda a  la sociedad que la violencia contra la mujer está prohibida por la Constitución y los tratados internacionales de derechos humanos, los políticos no se han manifestado sobre el tema.

Mientras los colectivos y organizaciones de la sociedad civil hacen visible el problema social de la violencia machista contra la mujer (6 de cada 10 mujeres han sido víctimas de maltrato, según las últimas cifras del INEC), los políticos callan, miran para otro lado, prefieren seguir inmersos en sus propias agendas, dándole la espalda a los temas que le preocupan a la sociedad civil.  Porque hasta la fecha, la gran mayoría de candidatos no se ha manifestado, no ha anunciado políticas a incluir en su plan de trabajo para erradicar, hacer conciencia  y prevenir el feminicidio.

Lasso dijo que no le parecía un tema importante a tratar la despenalización del aborto por violación, pese a que el pedido para la despenalización  viene directamente de la Comisión en contra de la  Tortura de la ONU.  La Asamblea Nacional, presidida por mujeres, tampoco se ha manifestado ante el pedido de esta alta comisión de la ONU.

Las mujeres siguen muriendo a manos de sus novios, convivientes, esposos o amantes.  Porque la mayoría de feminicidios son perpetrados por ellos. Los políticos que callan, no se pronuncian, le restan importancia, ignoran, minimizan la problemática de violencia y los asesinatos a las mujeres por misoginia, terminan siendo cómplices.